La conquista del mundo musulmán

Por: Jennifer Pérez Olivera

A member loyal to the Islamic State in Iraq and the Levant (ISIL) waves an ISIL flag in Raqqa June 29, 2014. The offshoot of al Qaeda which has captured swathes of territory in Iraq and Syria has declared itself an Islamic
A member loyal to the Islamic State in Iraq and the Levant (ISIL) waves an ISIL flag in Raqqa June 29, 2014. REUTERS/Stringer

Cuando se desataron las revueltas en Siria nadie hubiera pensado que años después uno de los grupos rebeldes que causaron dichas batidas hubiera logrado llegar tan lejos. No se puede evitar no tener conocimiento de que todo evento presente encuentra su lógica en el pasado, y tal es el caso del tan polémico y televisado ISIS o Estado Islámico de Irak y el Levante. Cuando el régimen de Bashar al Assad era juzgado por su pueblo hubo una serie de grupos rebeldes que apoyaron la revuelta y que a su vez fueron apoyados por Estados que abogaban por la libertad y la democracia. Por un lado se escuchaban las duran injurias hacia las crueldades del régimen de Bashar al Assad y por el otro, una vil excusa para posicionarse geopolíticamente en la región. Llegado este punto ambas miradas encuentran su verdad.

Por aquel entonces uno de los grupos rebeldes era el ya bien conformado ISIS, entre otros tan bien intencionados. Valga la ironía del asunto que por aquellas épocas analistas, políticos y la misma opinión pública internacional apoyaban a estos justicieros, defensores de la libertad. Hoy las victimas de ayer se han vuelto victimarias y dueñas del más absoluto horror. Pero no ha sido sin razón que lo han hecho pues han tenido sus motivos. Durante aquella crisis que enfrentó Siria se generó un choque entre el régimen y una moderada oposición que se convirtió en una confrontación tripartita entre el gobierno, la oposición y el ISIS. Con el apoyo ruso en su rol de intermediario, las negociaciones se llevaron a cabo con Estados Unidos dejando en un total bluff las amenazas de Obama enfriando así la confrontación armada. Pero a medida que el gobierno sirio se fue fortaleciendo, le fue quitando espacio a ISIS, obligándolo a desplegarse hacia el norte de Irak. Y si a esta situación le añadimos el factor histórico de crisis de inestabilidad iraquí nos encontramos con un escenario idílico para la lucha armada.

Para los iraquíes tener una población dividida es historia vieja. Y es aquí dónde dicha división étnica y religiosa toma sentido. Los kurdos en el norte lucharon su batalla de independencia y obtuvieron su autonomía del gobierno iraquí cuando se dieron cuenta que contaban con recursos de petróleo y no necesitaban del gobierno central. Los sunitas, con ISIS, quieren liderar y controlar los territorios que por derecho y tradición, según su propio juicio, les corresponde y eso incluye los territorios de Kurdistán y toda la zona de influencia que el Islam solía tener en sus épocas más gloriosas. Y eso lo quieren lograr restaurando el Califato.

68422_N_01-07-14-14-01-43
Mapa del califato que quiere crear el Estado Islámico

Dicho Califato aspiraría a controlar en un período de cinco años, según han informado, todos los territorios que alguna vez fueron dominio árabe. Medio Oriente, el Norte de África, la península ibérica y el sudoeste de Europa. Varios grupos insurgente islámicos le han jurado lealtad, desde Argelia hasta Pakistán, así como también el conocido grupo Boko Haram en Nigeria, responsable del secuestro de 200 niñas católicas, además de los miles de combatientes extranjeros que ya se alistaron para participar en la lucha.

Al Qaeda, la organización terrorista más grande que el mundo conocía hasta la llegada de ISIS, tardó más de una década en conciliar aliados y posicionarse estratégicamente en materia política, pero ISIS ha hecho eso y mucho más en mucho menos de la mitad. Y en definitiva ¿ha que se debe tal éxito? La respuesta se encuentra en que ISIS ha demostrado ser una organización exitosa además de lucrativa y en cualquier negocio, el éxito atrae socios y eso es lo que claramente ISIS significa. Una organización lucrativa y ambiciosa, con un claro objetivo. Han logrado con triunfo quitarle poder al gobierno tanto en Siria como en Irak, organizando un gobierno de facto y demostrado ser un obstáculo en el camino para Washington.

Lo que realmente está en riesgo aquí no es solo la perdida de terreno y zonas de influencia o el control del precio del petróleo. Sino nuestra humanidad. Si ISIS triunfa, la humanidad pierde. Al final todo se reduce a un simple juego de suma cero. Cada pedacito de tierra que conquisten e individuo que persuadan es un pedacito más de humanidad que perdemos. Como tampoco podemos justificar a funcionarios republicanos de la Casa Blanca pronunciar discursos como “los buscaremos, los encontraremos, y los mataremos” seguido de una gran ovación del público.

0011712990

¿Acaso no hemos visto ya escenarios semejantes? De intolerancia, odio racial, religioso e ideológico. ¿No hemos ya, como humanidad, oído discursos de este estilo, que han llevado a enfrentamientos armados, genocidios y guerras? Porque quien forja el poder bajo el terror continuara haciéndolo hasta el fin de sus tiempos.

cropped-nuevo-logo-2.png

 Información del autor

cropped-nuevo-logo-2.png

JENNIFER PÉREZ OLIVERA– COLUMNISTA POLIBAR
COLUMNA: OPINIÓN
E-MAIL: Jennifer.perezolivera@gmail.com

URUGUAYA


Anuncios