Haití, su fallida reconstrucción y el por qué olvidamos

Por: Adán De la cruz

banner crisis

Aquel país que se convirtió en la nación que inauguró el ciclo de las independencias de América, que tras la edificación de un Estado negro anticolonial y antiesclavista marcara un hito en la redefinición de la concepción de libertad emanada de la ilustración, que libró victoriosamente un enfrentamiento con la potencia colonial francesa en 1804, y quien hasta la década de los setenta era llamada “La Perla de las Antillas”, es actualmente el país más pobre del occidente y el segundo de los países, sin contar a los de África, con el menor Índice de Desarrollo Humano, sólo superado por Afganistán.

Desastres políticos, sociales, económicos y ambientales han convertido a este país en uno de los más atrasados del planeta. La histórica conformación de endémicos gobiernos inestables y corruptos han generado hoy en día servicios públicos mínimos que se reflejan en escasa infraestructura, graves problemas de salud pública, en localidades sin agua, electricidad, ni escuelas. Agregando que Haití es uno de los países más densamente poblados del mundo, tenemos los ingredientes favorecedores de condiciones de vulnerabilidad y propensión a la aparición y propagación de conflicto social.

Anuncios